Características y ventajas de los diferentes tipos de grapado

Cómo se unen las hojas de papel es importante: existen diferentes tipos de grapado según la función que tenga la unión. Por ejemplo, para una unión temporal de documentos, usaremos el estilo de grapado abierto, puesto que facilita la retirada de la grapa. En cambio, para un grapado definitivo, escogeremos el grapado abierto o plano.

Tipos de grapado más comunes de las grapadoras de papel

Los seis tipos de grapado más usados son: cerrado, plano, abierto, semicerrado, a caballo y clavado. No todas las grapadoras soportan estos tipos de grapado. El abierto y el cerrado son los que más fácilmente se encuentran en los yunques de las grapadoras modernas. El semiabierto o semicerrado es menos común, lo encontramos, por ejemplo, en las grapadoras de sobremesa El Casco.

Tipos de grapado Hay 6 tipos de grapado: cerrado, plano, abierto, semicerrado, a caballo y clavado

Grapado cerrado

Es el estilo de grapado más habitual. El alambre de la grapa se dobla de tal manera que las puntas del alambre quedan enfrentadas. La grapa atrapa el papel. Se trata del grapado más seguro de todos, también es el más difícil de retirar, aunque una grapa cerrada se quita fácilmente con cualquier quitagrapas.

Este grapado es el más común y lo soportan todas las grapadoras de papel, incluidas las de sobremesa, escritorio, tenazas, eléctricas o bolsillo. Es también el tipo de grapado que usan las grapadoras de gran capacidad y las de brazo largo.

Grapado plano

Está basado en el anterior y presente solo en algunas grapadoras de última generación. Es un tipo de grapado cerrado más profesional que el cerrado y que ocupa menos espacio. La grapadora dobla el alambre hacia dentro, atrapando el papel, pero doblando con más precisión la grapa. Las patas de las grapas que se grapan mediante este estilo quedan completamente paralelas al papel, sin dejar un espacio cerca de los puntos de inserción. La ventaja de este tipo de grapado es que las esquinas de los documentos grapados ocupan mucho menos espacio en el archivador de anillas.

Tipos de grapado plano y cerrrado El grapado plano flat clinch dobla el alambre más limpiamente para que las hojas grapadas ocupen menos espacio

Este estilo de grapado lo soportan no solo las modernas grapadoras de sobremesa, sino también algunas grapadoras eléctricas como la Rapid Optima 45.

Grapado abierto

Junto al cerrado es otro de los más habituales. La mayoría de las grapadoras de oficina tiene un yunque giratorio o deslizante que permite alternar entre estos dos tipos de grapado. El grapado abierto es el más débil de todos: está diseñado para unir de manera provisional los documentos.

Grapadora con yunque giratorio y dos tipos de grapado Grapadora Novus B4 con yunque móvil que posibilita dos estilos de grapado: abierto y cerrado

La principal ventaja del grapado abierto es que la grapa es muy fácil de quitar. Se diferencia del cerrado en que la grapa se dobla en el sentido opuesto, es decir, las patas de las grapas miran hacia fuera y no atrapan el papel.

Grapado semicerrado o semiabierto

Lo usan las grapadoras El Casco y algunas otras marcas. Una de las patas de la grapa se dobla hacia dentro, la otra, hacia afuera. Es más fácil de quitar que el cerrado y sujeta de manera efectiva las hojas, pero solo en uno de los sentidos de la grapa. En función de cómo se sitúe en el papel, la grapa podría salirse al pasar las hojas.

Grapado a caballo

El grapado a caballo requiere grapas especiales con ojal. Algunos fabricantes las llaman grapas omega. Se trata de una grapa cuya parte superior no es plana, sino que incluye un semicírculo que ocupa la mitad de su longitud. La anilla que se forma entre el papel y la grapa sirve para archivar los dosieres grapados en una carpeta de oficina. Este estilo de grapado es ideal para clasificar y almacenar folletos, revistas o catálogos en carpetas de anillas metálicas.

Grapas y grapadoras de archivo para grapar a caballo Para el grapado a caballo se necesitan grapas de archivo (grapas R24/6) y una grapadora de revistas (Skrebba Ring 208 en la imagen)

Para grapar libretas y cuadernos con este tipo de grapado, se requiere una grapadora especial, la de archivo o revistas, que puede grapar las hojas papel en el pliegue o espina que se forma en éstas. Para ello, una grapadora de archivo suele tener en su estructura un apoyo angular donde se dejan reposar las hojas plegadas. También las hay rectas pero el modelo anterior logra una mayor precisión, gracias a la gravedad, que asegura que la grapa queda justo en el centro del papel. Este estilo de grapado también se llama grapado a caballete o encuadernación grapada.

El grapado en serie de folletos y librillos en imprentas e industrias gráficas se puede hacer mediante las grapadoras industriales para grapar a caballo. Por ejemplo, las compaginadoras Duplo DBMi son capaces no solo de grapar a caballo, sino también de doblar las hojas previamente, gracias a la unidad de hendido. Es decir, el proceso de encuadernación del folleto, revista o cuaderno queda completamente automatizado.

Clavado

Se trata de un tipo de grapado en el cual las patas de la grapa no se doblan, es decir, la grapa queda con la misma forma que tiene en el peine de grapas. Se usa para fijar documentos en tableros de corcho, paneles de anuncio o paredes. Hay dos maneras de clavar grapas:

  • Con una grapadora de sobremesa: con una grapadora de escritorio es posible clavar grapas, siempre que se pueda abrir sobre su eje.
  • Con una grapadora clavadora: se usan máquinas especiales, por ejemplo, las clavadoras de grapas y clavos de la marca Petrus. Las clavadoras tienen más potencia que las anteriores y permiten clavar grapas en madera blanda, paredes de yeso, tableros de fibras prensadas y otros tipos de materiales. Sirven para fijar carteles y rótulos en paredes, para tapizar, para plastificar palets clavando el plástico a los listones de madera de pino de éstos, etc.

¿Qué tipo de grapado debo escoger?

Tienes que escoger el estilo de grapado según la función que vaya a desempeñar la grapa.

Para unir documentos de oficina relacionados entre sí, tales como facturas, albaranes o presupuestos, que no vayan a ser separados, lo mejor es el grapado cerrado o plano. Escoge el plano si vas a archivar el papel en archivadores A-Z. Para guardar los documentos en cajas de archivo, carpetas colgantes o clasificadores fuelle de acordeón te puede servir el cerrado, aunque también es más recomendable usar el grapado plano.

Si tienes que coser folios de manera provisional y más adelante prevés la necesidad de retirar las grapas, escoge el grapado abierto. Cuando las patas de alambre quedan dobladas hacia fuera, las grapas son mucho más fáciles de quitar, incluso a mano, sin necesidad de usar un extraegrapas.

Por otro lado, para clavar telas y tejidos en listones de madera o para fijar rótulos, pósters y carteles en paredes, la única opción posible es clavar la grapa. Las grapadoras para rotulistas o tapiceros tienen mucha más fuerza y te permiten hacer estas tareas con más eficacia que con las grapadoras de escritorio. Si necesitas comprar una grapadora clavadora, te recomendamos que escojas una de calidad, preferiblemente metálica, sin retroceso y con regulador de potencia.

Este sitio participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es